Preboda, ¿sí o no?, mis consejos.